Skip to main content

En muchas de las demás comunidades autónomas, la Fisioterapia en Atención Primaria es una realidad desde hace más de 25-30 años. Es verdad que gracias a ellos, sabemos que los ratios de pacientes asignados por fisioterapeuta están muy lejos de las recomendaciones de la OMS y que en algunos casos la Atención Hospitalaria ha terminado invadiendo la Atención Primaria, dejando a un lado las labores de prevención y promoción de la salud. En otros casos, sabemos que los Servicios de Fisioterapia se han contemplado como Unidades de Apoyo en vez de estar integrados en el Equipo Básico de Atención Primaria. para realizar consulta, atención y seguimiento de los usuarios que acuden a los Centros de Salud, siendo una herramienta más para el uso racional de los recursos sanitarios.

La Atención Hospitalaria de Fisioterapia acabó invadiendo la Atención Primaria de Fisioterapia y fagocitándola. El espíritu de la creación de las UFAP circular 4/92, con la idea de prevención primaria y secundaria en casos abordables con tratamiento conservador, se diluyó haciendo fisioterapia hospitalaria (prevención terciaria y cuaternaria), dando prioridad a la cercanía del servicio de fisioterapia mientras se desechaba hacia a un lado la prevención y promoción de la salud.

Gracias a las experiencias de estos compañeros, somos conscientes de que no podemos permitirnos un error de concepto en este momento histórico que estamos viviendo en Osakidetza.

Una Fisioterapia del Siglo XXI en Atención Primaria implica la integración del fisioterapeuta dentro del equipo básico de Atención Primaria y la participación de los fisioterapeutas en la elaboración de la Guía de Atención Primaria.

Que la fisioterapia sea referente en la Atención Comunitaria en el fomento de actividad física de las diferentes poblaciones clínicas y que se contemple la Fisioterapia en Atención Domiciliaria. Que se cuente con nuestra aportación para ayudar en la sobredemanda de la patología musculoesquelética no compleja.

Todos los inicios de andadura, necesitan de feedbacks para una correcta puesta en marcha y optimizar los recursos, mejorando los puntos débiles y dando visibilidad a las fortalezas. También se necesita de colaboración a diferentes niveles para hacer llegar el mejor servicio, facilitar un mejor encaje en los equipos interdisciplinares y en la sociedad vasca. Un buen liderazgo puede ayudar a facilitar estas conexiones.

Se necesitará formación específica para los fisioterapeutas que integren los equipos de Atención Primaria y estaría bien organizar un programa formativo a corto, medio y largo plazo, valorando las necesidades del colectivo.